image

Hoy veo en el periódico El Norte  esta lamentable y triste tragedia en Hermosillo, Sonora México, tras un incendio en una guardería subrogada del Instituto Mexicano del Seguros Social (IMSS) mueren 31 niños, si 31 niños. Los accidentes suceden ,muchas de la veces son evitables, al ver la noticia que  las instalaciones era una bodega y que fue habilitada como guardería, huele mal, huele a incompetencia, huele a transa  de las autoridades que dan los permisos para ser una guardería que de servicio a las madres derechohabientes.

 

Hermosillo,  México (6 junio 2009).- En la peor tragedia de su tipo que se tenga registro, al menos 31 niños murieron ayer luego de que un incendio se propagó de una bodega hacia una guardería del IMSS en esta ciudad.

La cifra de víctimas podría aumentar, ya que, hasta los primeros minutos de hoy, las autoridades reportaban al menos a 28 niños hospitalizados, la mayoría con quemaduras en más del 75 por ciento de sus cuerpos.

También se reportó que seis adultos

La guardería ABC, subrogada por el IMSS y donde diariamente se atiende a 230 niños, está ubicada en la Colonia Y Griega, al sur de la ciudad, y es una bodega que antes era ocupada por una maquiladora, sin salidas de emergencia.
El inmueble está rodeado por una gasolinera, varias bodegas y una llantera, donde habría iniciado el fuego.

Fuentes extraoficiales aseguraban anoche que las víctimas tenían entre 3 meses y 2 años de edad. Trascendió que podría haber un adulto entre ellas.

En una rueda de prensa, el Gobernador Eduardo Bours informó que los menores habrían muerto por quemaduras y asfixia.

Más tarde, cerca de la medianoche, el Secretario de Salud estatal, Raymundo López Vucovich, dijo que, de los niños hospitalizados, 12 estaban identificados y todavía no se sabía el nombre de los otros 16.

La tragedia habría iniciado alrededor de las 15:00 horas locales (17:00 horas, tiempo de Monterrey).

José Larrinaga, vocero de la Procuraduría estatal, aseguró que, al momento del incendio, la guardería estaba a cargo de seis personas que cuidaban a entre 50 y 70 niños, ya que muchos habían sido recogidos.

Una de las empleadas del lugar relató que el fuego inició en el área de maternal, donde se encuentran los niños de 2 años.

El primero en llegar a la estancia fue Roberto Bustamante, de 40 años, quien vive frente a la guardería y que, a punta de mazazos, rompió en menos de 3 minutos una de las paredes para intentar rescatar a los menores.

Agregó que en pocos minutos mucha gente llegó a ayudarlo, entrando por el boquete que él había hecho, y que de inmediato se formó una fila para ir sacando a los niños.

"Los cuerpecitos de los niños los pasamos unos a otros para sacarlos", contó llorando.
"Todos los niños iban quemados o inconscientes".

Empleados de la gasolinera contigua, identificados como Carlos y Ricardo Castro, Cristian Ruiz y Ricardo Escalante, narraron que un padre de familia tumbó la pared con su camioneta e ingresaron al lugar, rescatando a unos 40 menores.

"Agarré un extinguidor y me eché a correr", contó afligido Carlos Castro.
"Quebré todas las ventanas y vi salir a una señora toda quemada. Otro compañero y yo y otro señor sacamos a los primeros niños", dijo.

Testigos señalaron que cerca de 20 voluntarios entraron al lugar para rescatar a los niños, y salían, uno tras otro, con los pequeños desfallecidos, ardiendo de pies y manos y con la ropa quemada.

Al entrar al lugar, dijeron, no se escuchaban llantos, sólo había mucho humo y, al sacar a los niños, tropezaban con los cuerpos.

Los menores comenzaron a ser trasladados a hospitales públicos y privados en patrullas que llegaron al lugar.

Alrededor de las 23:30 horas, afuera de la Procuraduría de Justicia se concentraron padres de familia que no habían localizado a sus hijos.

Uno de ellos, luego de recorrer hospitales en busca de su niño de 4 años, regresó a la guardería y decía angustiado: "Tiene 4 años. Trae un traje del Hombre Araña".
Más tarde lo encontró grave en un hospital.

Otro caso fue el de los padres de la pequeña Jimena, quienes al no encontrarla en los hospitales comenzaron a distribuir volantes entre las personas que se acercaron a la guardería.
Extraoficialmente se dijo que la Procuraduría detuvo a la encargada de la guardería y al vigilante de la llantera siniestrada.

Anoche, el Presidente Felipe Calderón externó sus condolencias a los familiares de las víctimas e instruyó al titular del IMSS, Daniel Karam, para que viajara al lugar y atendiera personalmente a los niños afectados y a los familiares de las víctimas.

Desde la Ciudad de México fueron enviados 15 médicos expertos en reconstrucción y tres ambulancias aéreas, así como diferentes medicamentos y materiales médicos.
Calderón también ordenó al titular de la PGR, Eduardo Medina Mora, que se inicien las investigaciones sobre lo ocurrido.

Fuente: El Norte