Es raro escribir de un jugador que sea el emblema del equipo que ha sido rival más acerrimo de los Tigres de la UANL mi equipo, Jesús Arellano merece el respeto de cualquier aficionado que le guste el fútbol espectáculo, Arellano representa la gambeta, la alegría, el juego de barrio, un jugador excepcional que solo le falto jugar en el extranjero Felices 15 Cabrito.

arellano

Hoy hace 15 años, el 5 de febrero de 1994, debutó en el máximo circuito el jugador que con el tiempo se convertiría en un ídolo y símbolo de los Rayados, Jesús Arellano.
Era un partido ante los Camoteros del Puebla en la temporada 93-94, que el entonces director técnico, Hugo Hernández, lo llamó de la banca y lo metió por Gerardo “Chagui” Jiménez al minuto 58.

Aquella tarde en el Estadio Tecnológico, teniendo como compañeros a jugadores como Luis Hernández, Sergio Verdirame, David Patiño, Teodoro Orozco y Rubén Ruiz Díaz, el famoso “Cabrito” vivió sus primeros minutos como jugador de Primera División.

En total esa temporada larga jugó ocho partidos, cinco de ellos completos, pero algo no le gustó y pensó en el retiro.

“Su debut (conmigo) fue muy especial, él estaba un poco desilusionado, retirado del futbol, estaba manejando un taxi, recuerdo, y era un flaquito que pesaba menos de 60 kilos”, recordó desde Santiago de Chile Arturo Salah, técnico que lo asentó en el profesionalismo.

“Era un flaquito que llamaba la atención por su envergadura muy especial, era muy fuerte para jugar, pero era muy liviano y era delgadito”.

Y Salah no se equivocó. Hoy el jugador está a punto de cumplir 450 juegos en Primera División, tiene tres Mundiales y le dio un título al Monterrey.

Antes de jugar con Rayados, Arellano jugó seis meses en Pachuca, en un equipo de Segunda División, ya iba casado con su esposa, Susana Lira, con quien ha procreado tres hijos: Sheyra, Jeysu e Ian de Jesús, quienes son su razón de vivir.

Este último, a los 11 años ya forma parte de las Fuerzas Básicas del Club de Futbol Monterrey, y quienes lo han visto aseguran que heredó el mismo talento de su padre.

Arellano se ha caracterizado en este tiempo por su habilidad, talento y resistencia física, misma que le ha permitido jugar a gran nivel prácticamente en toda su carrera.

Con la Selección Mexicana jugó tres Mundiales: Francia 1998, Japón-Corea 2002 y Alemania 2006.

Hoy lucha por recuperarse de una tercera operación en la rodilla derecha, misma que le impidió jugar a su nivel el torneo anterior.

El capitán no se rinde, a sus 35 años y con un sitio ganado a pulso sigue luchando por un lugar en el equipo, por brillar como siempre lo ha hecho en estos 15 años.

¿Te acuerdas?
Feb. 5 de 1994
Debuta en Primera División. Entra por Gerardo “Chagui” Jiménez al minuto 58 en partido entre Rayados y Puebla.

Nov. 13 de 1994
Anota su primer gol como profesional. En un juego ante Morelia en el Estadio Morelos. Rayados gana 2-1.

Ene. 2 1998
Firma con Chivas. Traspaso valuado en 2.5 millones de dólares que proyecta al jugador a nivel nacional y lo pone en el Tricolor.

Jun. 13 de 1998
Juega su primer partido en una Copa del Mundo. Lo hace en el juego entre México ante Corea del Sur, entra de cambio por Braulio Luna.

Ene. 13 del 2000
Luego de dos años fuera de su tierra, regresa a los Rayados, que ahora son comandados por Femsa, y es dirigido por Benito Floro.

Jun. 14 del 2003
Gana el campeonato de Liga con los Rayados, el segundo del equipo, y levanta la copa por ser el capitán.

Fuente: El Norte

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s